Hoy el genial Víbora ha puesto el dedo en la llaga. Ha escrito un post sobre un tema que me fascina sobremanera: el efecto que tiene un blog en la persona que hay detrás del blogger. Debo reconocer que llevo escritas bastantes páginas sobre este tema, llenas de reflexiones basadas en mi propia experiencia y que poco o nada tienen que ver con la tecnología. Son más bien intentos de descubrir hasta donde llegan los tentáculos del propio blog y si su forma de tocarme puede llegar a ser peligrosa.

Pero en fin, no es este el tema que quiero tratar hoy, hay mucho tiempo por delante y a este blog, un poco dejado de mano de Dios (de la mía más bien), aun le queda espacio para llenarse de tonterías introspectivas. Hoy de lo que quiero hablar es de otra cosa y ésta si tiene algo que ver con la tecnología.

Creo que es inevitable que al abrir un blog, si eres un animal medianamente social, con el tiempo irás creando vínculos con otros bloggers hasta que pertenezcas a una o varias “comunidades”. A medida que la comunidad crece, la responsabilidad del blogger crece con ella. Es decir, si tienes una docena de blogs de visita diaria en los que sigues una docena de conversaciones, esto se convierte en un trabajo. Sí, es cierto que si enriqueces esos blogs con tus comentarios es porque te apetece, porque los consideras interesantes y divertidos y la opinión de ellos es importante para ti. Pero llega un momento en que todo puede parecer un poco caótico y puede aparecer el estrés y/o la ansiedad. Te gusta pero te agobia. Eso pasa, de hecho a mi me pasa de vez en cuando. En cualquier caso me permito la libertad y el descaro de daros tres ideas muy, muy obvias pero que puede que a alguno le sirvan de ayuda a la hora de tener un poco más ordenada su vida bloguera. Ahí van.

Los comentarios del propio blog. De entrada este punto es como muy evidente pero me consta que hay gente que no tiene vinculados sus comentarios al correo electrónico. Incluso gente con muuuuuchos comentarios. Creo que esto es algo esencial. Si no lo tienes así, hazlo. Casi todas las plataformas te darán la opción de mandarte un email con los comentarios que recibas. Así los tendrás mucho más controlados, sobre todo en las entradas más antiguas. Yo recomiendo Gmail.

Los comentarios que dejas en los demás blogs. A veces ocurre que no nos acordamos de todos los comentarios que hemos dejado y no volvemos a ese sitio a ver si hemos recibido respuesta. En Co.mments puedes hacer un seguimiento de todos los comentarios y conversaciones en las que participes. Tan solo tienes que añadir la URL de las entradas que quieres seguir y cada vez que alguien ponga un comentario éste irá apareciendo. Además puedes ver todas tus conversaciones en una sola página. Pruébalo.

Actualización de tus blogs favoritos. Mucha gente todavía no conoce, no usa, o no sabe para que sirven los lectores de feeds. Con un lector de feeds tan solo tienes que añadir las direcciones de tus blogs favoritos y cuando éstos actualicen lo sabrás enseguida. Además, igual que en el punto dos, podrás leer todas las entradas nuevas en una misma página. Yo uso el Google Reader (además, si tienes cuenta Gmail podrás acceder con la misma dirección sin registrarte otra vez) pero hay muchos otros como Bloglines o incluso Technorati. Generalmente los posts nuevos no los leo en el lector, me gusta entrar en el blog de mis amigos que para algo se lo han currado para que quede bonito, pero es una opción muy práctica.

Contrólalo todo en un vistazo. Yo tengo personalizada mi página de Google de forma que puedo ver el correo con los comentarios, el Google reader con las nuevas entradas de mis amigos y algunas cosas más. De esta manera, cuando me conecto, con un vistazo ya se si me han comentado y si alguien ha puesto alguna entrada nueva. Si no te gusta Google, siempre puedes usar otras opciones como Netvibes.

Si tenéis alguna duda no dudéis en preguntar. Si no es muy difícil os ayudaré.

 

🙂

Anuncios