Hace tiempo que no publico en Realidad elevada el cubo. Y el caso es que continuamente se me ocurren temas y cosas que contar. No sé realmente cual es el problema. A parte del trabajo claro, como siempre, en el que hay épocas que de mucho más estrés y que confías que pasarán pronto pero que no hacen más que alargarse de forma constante. Sé que es una ilusión que nosotros mismos –los currantes, digo- nos creamos y que la mayoría de las veces funciona, eso sí, de forma cíclica.

Bien, ya estoy divagando. La cuestión es que, como decía, el cansancio que me pueda producir el exceso de trabajo unido a una serie de responsabilidades, que por otro lado yo asumo voluntariamente (el que me lea habitualmente en Antiegos seguramente sabrá a qué me refiero) hace que la poca inspiración o ganas que pueda tener para publicar aquí se me diluyen de un día para otro. Miento, ganas tengo siempre, lo que no sé muy bien es encontrar las fuerzas para expresarme, dar con esa voz que creo que todavía no he encontrado para este blog con la que me pueda sentir cómodo escribiendo. Hay ciertos bloggers, por otro lado, que me ha solicitado el carnet Ruvio. Si leen esto, por favor, que no desesperen ni piensen que no se lo mandaré. Lo único que quisiera es que tuviesen un poquito de paciencia. Tendréis vuestro carnet, eso no lo dudéis.

Bueno, después de este rollo quería comentar que lo más probable es que en los próximos días y poco a poco el aspecto de este blog empiece a cambiar. Me apetece que tenga un aspecto un poco más limpio. Tengo que organizar también el blogroll, cosa que nunca he tenido demasiado ordenada aquí. Es posible incluso que cambie de nombre, que desaparezca ese Realidad elevada al cubo para transformarse en otra cosa. Todos aquellos que estáis suscritos al feed no os preocupéis, la url será la misma con lo que no habrá problemas de acceso.

Un tema: qué temas voy a tratar a partir de ahora. Está claro que un blog no tienen necesariamente que tratar un tema concreto, existen cantidad de bitácoras que sencillamente son diarios en los que la gente cuenta su día a día. A mi me apetece hacer reflexiones sobre diferentes cosas, siempre desde mi absurdo mecanismo mental. Quisiera sentirme libre escribiendo, tal como estoy haciendo ahora, porque sino no tiene sentido hacer esto. Me apetece también escribir sobre tecnología. A ver, no soy un entendido ni mucho menos, incluso se podría decir que soy un ignorante, pero mi innata curiosidad me lleva de forma constante a probar cosillas que voy viendo por ahí. El ejemplo perfecto sería mi reciente incursión en Twitter y en Mister Wong. Prometo entradas de ambos próximamente en las que explique de qué van estas cosas y en las que aporte mis impresiones.

Y ya está, no quiero enrollarme más, bastante aburrida debe ser ya esta entrada. Simplemente quería dejar constancia de estas cosas y, si de casualidad, alguien lo lee, pues oye, mejor que mejor.

Salute, amigos.

Anuncios