Esta tira está basada en algo que me está ocurriendo de verdad desde hace unas semanas. Recibo regularmente emails de alguien que no sé quien es. Mi correo está incluido en la lista de CC y tampoco conozco a ninguno de los demás correos. Me imagino que, en un momento dado, este chico se anotaría mi dirección por cualquiera sabe qué motivo y me ha incluido en el envío masivo.

La verdad es que me siento algo incómodo con sus emails ya que siento que estoy leyendo cosas de la vida de alguien que realmente no quiere contarme a mí y, aunque tampoco son nada del otro mundo, siento que invado la intimidad de alguien.

He pensado en escribirle para preguntarle quién es pero me da miedo que me saque de la lista de correo. Y es que a veces manda unas fotos tan estupendas…

Anuncios