Desde ya pido disculpas por el post que estoy a punto de escribir pero estoy seguro de que no soy el único que ha pensado esto alguna vez. Aquello de que enseñarle a alguien el culo de forma burlona se llame “hacer un calvo” parece tener una explicación de una simpleza que tira para atrás. Imagino que la inesperada imagen de un trasero lanza a la mente una suerte de analogía visual que, con el tiempo, ha conseguido que la expresión quede perfectamente enquistada en el vocabulario popular.

Pero, ahora bien, ¿no sería más acertado un término del tipo “hacer dos calvos” por ejemplo? Además, tal como comento en la tira, esto de “calvo” no sé cómo será hoy que vivimos días de metrosexualismo, pero os aseguro que yo conozco a más de uno que le gustaría tener la mitad de flequillo en la cabeza que el que tiene en…

En fin, dejando al lado el mal gusto os pregunto dos cosillas:

  1. ¿Os han hecho alguna vez un calvo?
  2. Y vosotros, ¿lo habéis hecho?

😆

Anuncios