Ay, la red. Nos entrelaza, nos atrapa y nos acerca unos a otros. El contenido viajando de una punta a la otra del ciberespacio, reproduciéndose una y otra vez, siendo leído con atención, en diagonal o simplemente ignorado para mirar solo las fotos. Está claro que Internet está lleno y eso hace que, entre toda la basura, se encuentren joyas como el vídeo que os muestro a continuación. Lo he cogido prestado del blog de Chico Santamano -un blog que os recomiendo encarecidamente- y es que no puedo resistirme a mostrároslo.

Anuncios