Buscar

Josmachine Blog

El vacío mental como forma de vida

Categoría

Humor

Super Mario rescata a la princesa

Para probar la nueva función subtitulado de Dailymotion he aprovechado para subir este vídeo que me hace mucha gracia y subtitularlo en español. El vídeo forma parte de una mini serie llamada Catch the Calvacade, que Seth McFarlane, el creador de Padre de familia, ha hecho para, parece ser por lo visto, Burguer King. Lo que he descubierto es que, al parecer, por ahora la opción de subtítulos solo está disponible desde la propia web de Dailymotion. Para verlo pulsad aquí.

Si os gustan los los clásicos juegos de Nintendo (y no tan clásicos, el Super Mario Galaxy para Wii es una maravilla) supongo que este vídeo os hará reir.

Saludos.

Anuncios

Paranoia

Buf, he entrado en La tira de Jos y he visto que la última tira que publiqué fue en febrero. Me he dicho, esto no puede ser, y me he ido corriendo a Toonlet para hacer una tira nueva.

La verdad es que resulta complicadísimo mantener un nivel de publicación estable, aunque no se demasiado alto, de cualquier cosa. Y mira que hacer este tipo de tiras resulta sencillo, pero es que se me olvida. Igual que se me olvida poner un Twitter o mirar a ver si han contestado un comentario que dejé en algún sitio, o las fechas de cumpleaños próximas en Facebook. En fin, que Internet es una selva de aplicaciones y cosas que me encanta pero que también me vuelve un poco loco. Mi deseo es seguir publicando más a menudo en La tira de Jos. Ya veremos si lo consigo.

Dificultades a la hora de crear un videoblog

Cualquiera que haya leído de forma medianamente regular los post que escribo aquí e incluso en Antiegos sabrá que hace tiempo que voy detrás de la idea de crear un videoblog. Uno de los principales problemas a los que me enfrento es el de la página en blanco, la pantalla en blanco podría decirse en este caso.

La cuestión es que, en la teoría, he aprendido qué es y cómo funciona un videoblog, cuáles son las mejores formas de hacerlo funcionar y distribuir y, además, no me faltan ideas. Pero por algún motivo no termino de decidirme. Creo que mi principal temor se basa en la continuidad. De hecho, Antiegos y este mismo blog han disminuido en su frecuencia de posteo, por supuesto, debido a las obligaciones y compromisos de lo que llamamos “vida real”. La cuestión es que, a pesar de todo, la idea no se me va de la cabeza. A ver si encuentro una motivación y un punto de arranque que me sirva de detonante e inspiración. Si se os curre algo, soy todo oídos. Aquí os dejo uno de los vídeos fallidos de prueba.

Ni tanto ni tan calvo

Desde ya pido disculpas por el post que estoy a punto de escribir pero estoy seguro de que no soy el único que ha pensado esto alguna vez. Aquello de que enseñarle a alguien el culo de forma burlona se llame “hacer un calvo” parece tener una explicación de una simpleza que tira para atrás. Imagino que la inesperada imagen de un trasero lanza a la mente una suerte de analogía visual que, con el tiempo, ha conseguido que la expresión quede perfectamente enquistada en el vocabulario popular.

Pero, ahora bien, ¿no sería más acertado un término del tipo “hacer dos calvos” por ejemplo? Además, tal como comento en la tira, esto de “calvo” no sé cómo será hoy que vivimos días de metrosexualismo, pero os aseguro que yo conozco a más de uno que le gustaría tener la mitad de flequillo en la cabeza que el que tiene en…

En fin, dejando al lado el mal gusto os pregunto dos cosillas:

  1. ¿Os han hecho alguna vez un calvo?
  2. Y vosotros, ¿lo habéis hecho?

😆

Las calabazas que nunca llegaron

Todos hemos sido jóvenes alocados, púberes cándidos y/o giliputienses de la hormona. A esa edad nos vemos invadidos por certezas como que nuestros amigos nos entienden mejor y son más listos y leales que nuestros padres, que en revistas tipo Nuevo Vale, Superpop o Ragazza, que leíamos en secreto robadas de la mesilla de nuestras hermanas, se encuentran las claves apócrifas del sexo y las mujeres, que nuestra media naranja, una persona perfecta para nosotros que aúna todo lo que deseamos (además de estar más buena que el copón) pulula por ahí esperando a ser encontrada, seguramente en la Copy, en Disco Lemmon o en el Blue Pink Pub y que si no nos encontramos nunca será por culpa de ese portero cabrón al que le voy a restregar el DNI por la cara el día que cumpla 18 (¡Niñato tu padre!).

Ay, que tiempos… El caso es que al margen de la broma, la adolescencia es una etapa muy, pero que muy difícil ¿eh? Nos gusta pasar más tiempo con nuestros granos que con nuestros padres, podemos jurar con la misma determinación ante un amigo una amistad eterna o ante nuestra madre que no volveremos a bajar más la basura. Somos impulsivos, irracionales y egoístas y nuestros enamoramientos son patológicos.

¿Qué grado de sinceridad había en esos sentimientos de amor que éramos capaces de sentir? ¿Qué nos empujaba a buscar pareja, el sexo, el ego? ¿Y las calabazas? Cómo dolían ¿eh? Dolían más que un cero en mates, más que si tu amigo se compraba las zapatillas que tú querías, mucho más que cuando tus padres te obligaban a irte con ellos de viaje justo el fin de semana que el Chimo hacía una fiesta en su campo por que no estaban su padres. La extensión de nuestra existencia era bastante limitada, el instituto, casa y los fines de semana, pero nuestros problemas eran los más grandes del mundo y las calabazas eran lo peor.

Debo reconocer que yo no me llevé muchas, no sé si porque mi cobardía me impedía dar el paso a no ser que estuviese muy, muy seguro, o porque realmente era un tipo absolutamente arrebatador. 🙂 La cuestión es que cuando ocurría era horrible, una punzada al orgullo imposible de sentir si te afeitas más de una vez por semana. Pero las peores calabazas no eran las que te explotaban en la cara con un NO cortante, no, la peores eran las que te mantenían en vilo, aquellas que eran como fantasmas de una pregunta no contestada. “Tengo que pensármelo”. Esta frase que en la vida adulta es un eufemismo en toda regla, en la adolescencia es un resquicio de esperanza, una posibilidad que nuestra mente se niega a diluir. Un “tengo que pensármelo” es la calabaza que nunca llega, una que te clava al lado del teléfono esperando una llamada, que te mantiene despierto en la cama soñando con un futuro que nunca existirá mientras la otra parte ya ha tomado la decisión. Un “tengo que pensármelo” es un acto de humillación y cobardía.

Amigos, les invito a que nos cuenten sus historias de dolor adolescente, de desengaños, de traiciones, de risa. Porque ahora nos reímos ¿no?

Las miradas en los cajeros

 

Ante todo decir que no voy meándome por los cajeros autómaticos. Evidentemente, de esta tira, lo que está basado en la realidad es la obsesión y el miedo que tiene la gente en los cajeros automáticos. Y no digo que no haya que tener cuidado, claro que sí, pero es que a veces me parece algo desproporcionado.

Hoy, por ejemplo, he entrado en un cajero a sacar dinero para hacer la compra y, a pesar de que el banco estaba abierto y lleno de gente, con los sistemas de seguridad a pleno rendimiento, el hombre que había delante de mi me ha echado una mirada por encima del hombro que, desde luego, si yo fuese un delincuente, habría pensado que ahí había mucha pasta. No sé, no es que me sienta ofendido ni nada de eso, pero es una de esas cosillas que te hace preguntarte en qué escala de macarrísmo estará tu aspecto.

Antiegos ha “petao”

Bien, como casi en todas las tiras de Jos este hecho también está basado en la realidad. Desde hace unos cuantos días Antiegos estaba dando algunos problemas de carga hasta que ayer, de repente, petó. Recibí un correo de Dreamhost en el que me decían que habían restringido mis permisos de acceso y que debía desinstalar ciertos plugins para arreglar el tema. La cuestión es que sin el acceso al blog y con mis limitadísimos conocimientos veo esto algo complicado.

Por suerte cuento con la ayuda del que cada día considero más amigo Miguel Ángel para echarme un cable con el asunto. No sé qué pasará con Antiegos y reconozco que tiemblo al pensar en que pudiese perderlo ya que este blog me ha dado muchas alegrías y sería una lástima que por mi ignorancia todo se fuese al traste. Esperemos que no sea así.

Actualización

Gracias a Miguel Ángel Antiegos ha vuelto a su ser y diría que mejorado. Muchas gracias Miguel Ángel, eres un amigo.

Erasmus

Esta tira está basada en algo que me está ocurriendo de verdad desde hace unas semanas. Recibo regularmente emails de alguien que no sé quien es. Mi correo está incluido en la lista de CC y tampoco conozco a ninguno de los demás correos. Me imagino que, en un momento dado, este chico se anotaría mi dirección por cualquiera sabe qué motivo y me ha incluido en el envío masivo.

La verdad es que me siento algo incómodo con sus emails ya que siento que estoy leyendo cosas de la vida de alguien que realmente no quiere contarme a mí y, aunque tampoco son nada del otro mundo, siento que invado la intimidad de alguien.

He pensado en escribirle para preguntarle quién es pero me da miedo que me saque de la lista de correo. Y es que a veces manda unas fotos tan estupendas…

Pajillero

Gremlins

2125-gremlins-sfull.png

El troll

1657-El_troll-sfull

Diferencias entre llevar y no llevar gafas

Lo acabo de ver en Menéame y me ha parecido genial. Es la campaña publicitaria de Oogmerk, sencilla y directa en la que se muestra cómo pueden cambiar distintos tipos de personas al llevar o no llevar gafas. Lo que más me gusta es que estas impresiones están basadas en los inevitables prejuicios que podemos llegar a adquirir. Bueno, me dejo de palabrerías y os expongo las estupendas imágenes.

publi-gafas-1.jpg

Vía: Pizdaus

Blog de WordPress.com.

Subir ↑